Tipos de copas


Copas de vino

La función principal de estos artículos es favorecer la cata del vino.

La de tinto presenta un tamaño generoso y tiene una boca relativamente estrecha, lo que le permite retener mejor los aromas

En cuanto a la de blanco, es algo más estilizada que la anterior y ligeramente más pequeña. También los rosados se consumen en estos recipientes.

Por último, la copa de Jerez tiene forma aflautada y es la más estilizada de las tres. Cuenta con un tallo o fuste sobre el que se sostiene y, por lo general, se llena hasta la mitad, al contrario de las otras, que solo deben llenarse hasta un tercio.

Copas de agua

Se colocan a la izquierda de las de vino, tienen un gran tamaño y son bastante abombadas. Es la más grande de la mesa y se suele servir prácticamente hasta arriba. En términos de protocolo, debes saber que es la única que se puede llenar antes de comenzar la comida.

Copas de cerveza

La principal característica de estos vidrios es que incluyen un cristal algo más grueso, sobre todo en las denominadas jarras, que a menudo se sirven heladas. En cuanto a las copas propiamente dichas, destacan por tener una boca ancha, un recipiente amplio y un tallo más bien corto, ancho o incluso inexistente.

Copas de champán

Se caracterizan por ser recipientes altos y estilizados, para que las burbujas suban suavemente con ese movimiento tan característico de esta bebida. Las copas de champagne suelen colocarse al final de las demás, o incluso fuera de la hilera.

Copas de combinado

Son variadas y, a menudo, presentan acabados y formatos creativos. Las hay de todo tipo, desde abombadas y robustas a estilizadas, reducidas y más finas. El tipo de ingredientes del combinado determina, en gran medida, su aspecto.

Copas de cóctel

Es una de las alternativas más carismáticas y reconocibles, porque tiene forma de cono invertido. Se llena completamente, aunque no hasta los bordes, y el protocolo determina que nunca se ha de colocar en una mesa de comer, ni siquiera llevarla a ella una vez servida. Así que debes consumirla en la barra o en alguna de las mesas próximas al bar.

Copas de helado

Dentro de las copas para postre podemos encontrar también un amplio abanico de posibilidades. Las copas balón cobran un cierto protagonismo, aunque también te puedes encontrar copas de champán para los sorbetes, los diseños tipo flauta o las compactas copas de batido. Las posibilidades son tantas, casi, como las de los helados que pueden prepararse.

Copas de licor

Su rasgo más distintivo es el reducido tamaño. Son, con mucho, las de menores dimensiones y se destinan al consumo de las llamadas bebidas digestivas tras los postres. Una variante, muy popular, son los vasitos de chupito.

Copas de martini

Estas copas son similares a las de los vermús y los cócteles, aunque admiten una mayor variedad de formatos y características.

La importancia de la cristalería

¿Recuerda ese refrán de que todo depende del color del cristal con que se mira? Mucho de ello hay de cierto en el mundo de las copas, los vasos y la cristalería para restauración. El mismo combinado resulta exquisito o, simplemente, peleón en función de la copa en la que lo servimos.


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

×
Hola: Soy Vicente
En que puedo ayudarle?